En este momento estás viendo La alimentación puede revertir los efectos del estrés en el cerebro

La alimentación puede revertir los efectos del estrés en el cerebro

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Consejos / Tips
  • Comentarios de la entrada:5 comentarios

¿Cómo se expresan los genes y el cerebro ante los cambios que producen estrés?

El estrés crónico puede afectar el tamaño del cerebro, su estructura y cómo funciona, hasta un nivel que influye en los genes. El cortisol puede, literalmente, hacer que tu cerebro reduzca su tamaño. Si esto es demasiado, implica una pérdida de conexiones sinápticas entre neuronas, así como la disminución de la corteza prefrontal, la parte de tu cerebro que regula conductas como: la concentración, la toma de decisiones, el juicio y la interacción social.

También conduce a un menor número de nuevas células cerebrales en el hipocampo, esto significa que el estrés crónico podría dificultar que puedas aprender y recordar cosas, así como sentar las bases para problemas mentales más grandes como la depresión y, con el tiempo, la enfermedad de Alzheimer.

La epigenética

Este concepto refiere a cómo nuestros hábitos diarios en cuanto a la dieta, la actividad física y los niveles de estrés pueden modificar no solo la propia salud, sino también la de nuestros hijos, nietos y otros descendientes.

Los efectos del estrés pueden llegar hasta el ADN de tu cerebro. A esto le conocemos como Cambios Epigenéticos, que significa la manera cómo se expresan los genes ante el estrés, sin implicar cambios en el código genético. Los cambios epigenéticos generados en una persona se pueden transmitir mediante el código genético a muchas generaciones futuras. En pocas palabras, los resultados de las acciones producidas por episodios de estrés (y otras tantas situaciones culturales), son heredables. Nos hacen más o menos propensos a padecimientos de salud y comportamientos sociales.


Fuente del video: TED-Ed Español
 Ahora que sabemos que el cortisol es una hormona que realiza una función muy importante en cuanto a la respuesta del cuerpo al estrés agudo o crónico, así como para la regulación del metabolismo de los alimentos y la función inmunológica del organismo, será preciso entender qué hábitos debemos generar para promover la regulación de los niveles de cortisol y fortalecer a los receptores de esta hormona.

¿Qué rol juegan el ejercicio y la meditación en nuestro organismo ante el exceso de cortisol?

El ejercicio moderado aumenta inicialmente los niveles de cortisol, pero luego contribuye a la baja nocturna de la hormona y es una buena manera de reforzar el patrón natural de altas y bajas en la producción de cortisol. Idealmente, el ejercicio debe realizarse en las primeras horas de la mañana.

Quienes practican regularmente la meditación (mindfulness), durante 3 horas por semana, también demuestran una mejor capacidad para reducir rápidamente los niveles de cortisol después de una tarea estresante.

Otras técnicas que promueven la relajación como masajes, meditación profunda, el Tai Chi y el Yoga, han demostrado su capacidad para reducir los niveles de cortisol.

Las claves para revertir los efectos del estrés en el cerebro son: Reconfiguración de hábitos + Limpieza de órganos + Alimentación saludable.

¿Y la alimentación?

El estrés condiciona no sólo los hábitos alimentarios, sino también lo que hay detrás: el proceso metabólico nutricional, la situación de satisfacción de las necesidades nutricionales. Las consecuencias pueden ser varias: un retraso en la digestión, una inadecuada y disfuncional forma de metabolizar los alimentos, lo que conlleva a trastornos que pueden llegar a ser crónicos e incidir en la salud de la persona.

Los altos niveles de cortisol aumentan la necesidad de “recompensar” al cerebro, consumiendo comestibles de baja calidad (exceso en azúcar y en grasa, así como el alcohol y cafeína). Se debe buscar sustituir por alimentos de alta calidad que contengan fibra y ácidos grasos omega. Entre otros, los prebióticos reducen la producción excesiva de cortisol.

En la medida que el estrés afecte al cerebro, tendrá efectos colaterales no sólo sobre tu salud mental, también en padecimientos en otros órganos y sistemas de tu cuerpo. La alimentación saludable se convierte entonces en un fuerte aliado para revertir situaciones derivadas por los efectos sistémicos del estrés crónico.

Complementa tu lectura:

asami

Creamos Experiencias Educativas Extraordinarias. Facilitamos el camino hacia mayor autogestión de la salud, autoconocimiento, y autorrealización personal.
5 3 votos
¿Cuánto te ha gustado este contenido?
guest

5 Comentarios
Oldest
Newest Most Voted
Opiniones en línea
Ver todos los comentarios
Martha Domínguez

tema interesantísimo

Marisol

Hola Soy Marisol

Virginia

Información muy interesante ✨ 🧠